Calorías de la pechuga de pavo | ¿Sano?

Una de las carnes más habituales en la dieta de los españoles, es la carne de pavo. Esta tiene importantes propiedades nutricionales para el organismo como el aporte de proteínas, vitaminas, minerales, pocas calorías y que resulta ser una carne muy magra. Pero sabiendo esto, a continuación, queremos mostrarte cuántas calorías tiene la pechuga de pavo y si será tan sana como para incluirla en nuestra dieta.

¿Cuántas calorías contiene la pechuga de pavo?

Muchas personas opinan que una pechuga de pavo tiene más calorías que la carne de pollo, pero esta afirmación es totalmente falsa. Se conoce que la pechuga de pavo sin piel, teniendo en consideración unos 100 gramos contiene tan solo 104 kcal.

Pero la carne de pollo sin piel del mismo peso, llega a contener 108 kcal. Así que, como se puede observar, la diferencia calórica entre ambas carnes es pequeña pero está.

Ahora hablando de las calorías que aporta la pieza del animal entero, dependerá en parte de su peso. Pero el pavo completo puede contener unas 107 kcal. Es un índice menor a las calorías de un pollo completo que puede superar las 167 kcal dependiendo su peso total.

¿Qué tan sana es la pechuga y el muslo de pavo?

Otra de las interrogantes sobre la carne de pavo es si la pechuga y el muslo son igual de sanos. Tanto la pechuga, como el muslo, no tienen ninguna diferencia en calidad nutricional. No obstante, sí tienen diferencias en el índice de calorías que contienen.

La pechuga de pavo es la más recomendable para las dietas más estrictas. Se considera un tipo de carne blanca muy saludable, pero con respecto al muslo del pavo este tiene una mayor concentración en el tejido conjuntivo y por lo tanto contiene más grasa muscular.

En sí, el muslo de pavo puede contener mayor cantidad de grasa a diferencia de la pechuga, pero estas diferencias de grasa le aportan mayor jugosidad. Por eso es que el muslo del pavo es muy utilizado para ciertas recetas en específico.

Continúa leyendo si quieres conocer más sobre las calorías de la pechuga de pavo.

¿Cuánta proteína contiene la pechuga de pavo?

El índice de proteínas dentro de una pechuga de pavo oscila los 24,6 gramos. Es una cantidad mayor a la de la pechuga pollo sin piel. Esta cantidad de proteína es bastante importante, sobre todo para alguien que no realiza mucha actividad física pero requiere una ingesta de proteínas regulada. Con tan solo consumir dos filetes de pechuga de pavo, ya se tendría cubierta la necesidad de proteína en el día.

El pavo no contiene ningún tipo de carbono y por eso son las proteínas, junto a las grasas, las que más contribuyen al valor calórico de nuestro organismo. Al cuerpo le costará un poco más de trabajo metabolizar las de la pechuga de pavo y mantendrá la sensación de saciedad en el estómago durante un largo tiempo. Como ya hemos mencionado, la pechuga de pavo no contiene mucha grasa y es por eso que es ideal para cualquier tipo de dieta y sobre todo en las personas que realizan poco ejercicio físico.

Continuando con las calorías de la pechuga de pavo, es la sección más blanca y de menos grasa de todo el animal, alcanzando un porcentaje de grasa de 0,65 gramos pero contando como ya dijimos con mayor proteína en esta sección. Por eso, es de crucial importancia elegir las partes del pavo que tengan mayor contenido de proteínas. Son preferibles para nuestro organismo porque contienen más cantidad de energía y se requiere de más tiempo para descomponerlas. Esta acción, genera una sensación de saciedad en nuestro organismo y es más recomendable que las grasas o los carbohidratos que se descomponen rápidamente.

Propiedades saludables en la carne de pavo

  • Menor contenido de grasa: El pavo contiene una menor cantidad de grasa en comparación a otros tipos de carne blanca. Se le reconoce como una carne magra que puede llegar a contener el 0.44% de grasa en cada 100 gramos. Todas estas cifras son una medida de grasa que puede aportar el animal entero pero si se dividen secciones debe tenerse en cuenta la cantidad de grasa en cada parte. Por ejemplo, la pechuga de pavo sin piel puede contener un aporte de grasa de tan sólo 0,65 gramos por cada 100 gramos de carne.
  • Menor cantidad de colesterol: La pechuga de pavo también es ideal para los que desean controlar los niveles de colesterol en el cuerpo. Su contenido es más bajo comparándolo con otros tipos de carnes blancas. El índice de una pechuga de pavo en el nivel de colesterol es de 62 mg y el índice de colesterol presente en la sección del muslo sin piel es de 72 mg. Por su parte, la pieza completa de pollo contiene un índice de colesterol de 64 mg. La ingesta máxima recomendada de colesterol es de 300 mg dependiendo del organismo de la persona.
  • Alto valor proteíco: Tal como ya hemos analizado, el pavo tiene un buen contenido proteínico para nuestro organismo. Aunque la carne de pollo es igual de importante con respecto a la cantidad de proteínas que aportan, consumir carne de pavo es una de las mejores opciones para una dieta saludable y balanceada.
  • Alto contenido en vitaminas y minerales: Finalmente, podemos destacar las propiedades en vitaminas y minerales de la carne de pavo. Se encuentran presentes vitaminas del grupo B, que ayudan a convertir el alimento en energía. También tienen presente minerales como el magnesio, el potasio, el fósforo, el zinc y el selenio. Cada una de estas vitaminas y minerales tienen índices muy bien proporcionados en toda la carne y piezas del pavo. Para saber cuál es la mejor sección, hay que identificar la cantidad de vitaminas y minerales que se pueden consumir en el día y así escoger una sección para preparar, como la pechuga o el muslo.

Escoge pechugas de pavo saludables

Ya hemos destacado las calorías de la pechuga de pavo y saludable que puede llegar a ser. Lo hemos comparado con una carne muy parecida, como es la de pollo. Pero el pavo contiene mayor índice de vitaminas y minerales y una menor cantidad de grasa y carbohidratos que son esenciales para nuestro organismo.

Sin embargo, en el mercado podemos encontrar muchos tipos de cortes de pavo que pueden no ser favorables. Ya que en muchos lugares, al fiambre de pavo se le añaden almidones o féculas, las cuales son un tipo de harina refinada para abaratar el producto. Pero no son recomendables ya que su contenido de agua aumenta y es menor la calidad que consumir una pechuga de pavo.

Así que, para escoger correctamente una buena pechuga de pavo e incluirla en tu dieta, debes fijarte muy bien en la etiqueta del producto y determinar que no sean un tipo de fiambre de pavo ultraprocesado. Estos tipos de carne contienen aditivos, azúcar, especias y otras proteínas de origen vegetal poco saludables. También es recomendable evitar las salchichas de pavo envasadas. Solamente contienen un 50% de la carne de pavo y se utiliza un proceso para enriquecer la salchicha bajando el nivel proteico.

En conclusión, podemos afirmar que esta carne es realmente saludable. El nivel de calorías de la pechuga de pavo, proteínas, vitaminas y minerales son imprescindibles para nuestro organismo y por eso se recomienda para cualquier tipo de dieta.